Lunes, 28 de octubre de 2013

La iglesia de la barriada virgitana de Río Chico sufrió un importante robo en la madrugada del viernes al sábado cuando uno o varios individuos entraron por una ventana del salón parroquial, que rompieron.

Produciendo importantes daños además se han llevado numerosas joyas de la virgen del Carmen e incluso, según ha explicado a IDEAL un vecino de Berja, «se han llevado hasta el niño de la virgen». Los hechos aún no han sido denunciados ante la Guardia Civil, ya que según ha explicado el párroco, «estamos evaluando lo que se han llevado». Según han relatado los vecinos a IDEAL, «se ha hecho un gran destrozo y cuando vimos el estado de la virgen nos dio mucha pena, con las manos tiradas, aunque se le quitan para vestir a la imagen, pero era una pena. A la imagen de la virgen no le ha pasado nada, gracias a Dios». Se han llevado todas las joyas, aunque no la corona, «el sagrario con el Señor dentro, vasos de plata y los báculos que compró la Hermandad recientemente». Preguntados si han echado en falta alguna joya en especial, un vecino relata que «todas las que tenía. Han entrado unos sinvergüenzas por la ventana, la han roto y se han llevado todo el oro de la virgen». Y sobre todo algo que ha conmocionado a los devotos es que se han llevado al niño que sujetaba.

La imagen mariana original fue destruida en 1936, llegando la actual talla -de autor desconocido- a la barriada en octubre de 1942, según explicó el director del Centro Virgitano de Estudios Históricos, Antonio Campos, en una conferencia sobre 'Nuestra Señora del Carmen de Río Chico: una secular devoción mariana entre Berja y Adra'. Se trata de una imagen de candelero, de 115 centímetros de altura, que porta al Niño Jesús en su brazo derecho, y que está ataviada con la clásica vestidura carmelita: manto beige y hábito y escapulario marrones.

Tanto en Adra como en Berja numerosos vecinos han mostrado su pena por este robo, ya que muchos habitantes de ambas poblaciones son devotos de esta virgen, que celebra su festividad en julio y a la que van a ver numerosos peregrinos desde ambos municipios.

Esta no es la primera vez en los últimos meses que se producen robos en zona sagrada, ya que el pasado mes de agosto, durante las fiestas de la barriada abderitana de La Alquería, también los ladrones entraron a la iglesia por una ventana de la parte de atrás, que da al cementerio, y robaron las joyas a la patrona así como un corazón de metal de gran valor sentimental pero no material y medallas y anillos que le habían colgado los fieles para la procesión.

Fuente: Ideal.es


Comentarios