Martes, 26 de marzo de 2013

Esperáis al Perdón, a un Cristo en Silencio que os impresiona y os reconforta. Un Silencio que no es un espacio vacío. Es el principio de algo que está por nacer. El silencio es el misterio al que los Hermanos del Perdón dedicamos nuestro Martes Santo. Este Silencio es Dios y FE. Y la FE la trae Cristo con su Perdón. Necesitamos estar en silencio, hacer de la FE silencio, para que podáis escuchar a Dios. Hoy Martes Santo queréis ver la penitencia y la pobreza hecha FE. Queréis sentir a un Cristo que un puñado de hermanos os lo ofrecen simplemente porque tienen FE en Él.

Hoy el Perdón ha salido a reunirse junto a vosotros por la puerta de siempre, la de una humilde parroquia. Ha comenzado su camino para expresaros su Perdón atravesando una puerta, la puerta de la FE. Y es la FE la que os empuja, os atrae, os hace ir a ver y sentir la pobreza de este crucificado.  Aunque no quieras admitirlo, aunque no la puedas sentir, es la FE la que hoy se encuentra con humildad y amor contigo.  Hoy los hermanos del Perdón te pedimos que tengas, que hagas por volver a ella, que sigas en ella, en la FE. No queremos que te quedes simplemente a las puertas de una FE tradicional, una FE que no te libera, que no te lleva a la reflexión y no te compromete. Hoy Martes Santo queremos que atravieses la puerta de la FE, de la FE del Perdón, de la FE que te devuelva la paz. Queremos que la FE que hoy te mostramos te llene de felicidad. Y que esta FE que hoy Martes Santo os mostramos para que la sintáis, os empuje a actuar con justicia. Hoy  más que nunca, la sociedad, nuestros hermanos nos hacen  que nos sintamos con necesidad de  actuar con justicia. Nuestro compromiso de actuar, hoy Martes Santo y siempre con justicia nos invita a mirar el mundo desde la perspectiva de los pobres y marginados, aprendiendo de ellos, actuando con ellos y a favor de ellos. El amor de Dios que no se convierte en justicia para todos es una farsa.

 Nuestro Vía-Crucis Penitencial de Silencio es nuestro testimonio de FE. Hoy debemos  querer ser cristianos que profesan su FE y  tener la valentía para ello. La FE es buena, nos enriquece, por eso hay que dar testimonio de una buena noticia, estoy en el Perdón, estoy con el Perdón, sigo a este crucificado y a su mensaje porque  tengo FE. Pero sabemos que nuestro mensaje, no es un mensaje fácil. Y lo sabemos; nadie dijo que la Hermandad, la Cofradía, el Martes Santo, el día a día del Perdón fuera fácil. Nadie nos prometió éxito, al menos no éxito tal y como lo conocemos, de poder, de dinero, de fama. Nuestro Cristo no es que saboreara el triunfo. Él sufrió y pidió Perdón para que un día tú triunfo fuera descubrir a Dios. Ayudar a llegar, a intentar llevar a cabo el plan de Jesús. El plan del Perdón es arto difícil pero nosotros los hermanos del Perdón estamos convencidos que merece la pena. Tenemos FE en  ÉL y en su misión. Tenemos confianza en la FE y es nuestra FE  la que queremos que sintáis y que os llene de confianza para que descubráis que Dios siempre, siempre, está con nosotros. Por eso sabemos que el Martes Santo, la procesión, el Vía-Crucis no es un éxito de ninguno de nosotros, solamente es  la  muestra de nuestra fidelidad para cada año acompañar  al Perdón y trasmitir la FE en su mensaje.

Hoy martes santo después de ver y sentir al crucificado, queremos que te animes a vivir la FE junto a nosotros. Hoy es un buen día para empezar, para continuar el camino y que cada uno de vosotros que nos leéis, que nos veis, que nos escucháis abráis la puerta de la FE a vuestros corazones.

 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. Juan 20:29″


Publicado por javiertortosa @ 2:48  | Semana Santa 2013
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios