S?bado, 06 de febrero de 2010

Sobre Foros, Medios de Comunicación y Hermandades

Es indudable que si algo diferencia a nuestra sociedad (y, por tanto, a nuestras Hermandades) de la de nuestros padres y abuelos es la presencia (yo diría que más bien omnipresencia) e importancia de los medios de comunicación en nuestras vidas. La popularización de las tecnologías de la información hacen que éste nos rodee y nos envuelva utilizando todo tipo de formas y canales: internet, móviles, cable, radio, televisión,… Esto, que como digo, está suponiendo una revolución social, está afectando también de modo importante a todo lo que rodea a nuestras Hermandades, que en muchos casos están sucumbiendo a estas modernas “tentaciones”, olvidando y renunciando en muchos casos a su origen, su esencia y su razón de ser.

Y no me estoy refiriendo, aunque alguno pueda pensar lo contrario, a como la vida “oficial” de una Hermandad puede adaptarse a estas tecnologías, y como las labores de secretaría, mayordomía o incluso otras diputaciones como formación, juventud o Cultos puedan utilizar las mismas, sino a la extensión y popularización de determinadas prácticas que atentan contra el fundamento mismo de la palabra HERMANDAD.

Cojamos dos ejemplos. En primer lugar están los Foros: estas herramientas nacen con el fin de que varias personas puedan conversar sobre un tema de interés común de manera “asíncrona” y van evolucionando hasta llegar, en algunos casos, a aglutinar a auténticas Comunidades de interés alrededor de un tema. Sin embargo, cuando se ha intentando adaptar esta herramienta a nuestras Hermandades (y ha habido varios intentos: Foro el Nazareno, Foro Las Cofradías, Foro Cofradías….) el resultado ha sido siempre el mismo: difamaciones, calumnias, falsos testimonios, trapos sucios, peleas de baja estofa… y todo ello amparado bajo el supuesto anonimato de un Nick y, lo que es aún peor, bajo la excusa de la ¿devoción? a unas imágenes, de una mal entendida “libertad de expresión” y del supuesto ¿interés? por el bien de sus “hermanos”. Cualquiera que alguna vez haya tenido la oportunidad de entrar en alguno de ellos (me da igual cual) y seguir el tema de una Hermandad que tenga cierta actividad (y también me da igual cual; en la gran mayoría ocurre esto), habrá podido comprobar lo alejado que están los mismos de conceptos como el amor fraterno, la caridad o el respeto al prójimo. Y no es que yo pretenda que una Hermandad se convierta en otro tipo de asociación religiosa (vamos, que nos convirtamos en un grupo de los popularmente llamados “meapilas”), pero de ahí a lo que se puede leer, creo que hay un largo camino….

El otro ejemplo que quería poneros es el de los Medios de Comunicación. Las Hermandades siempre se han regido por la discreción (e incluso, porque no decirlo, el oscurantismo), y lo que ocurría dentro de cada una de ellas no salía del ámbito interno, salvo para comunicar la lista de estrenos anuales en Semana Santa. Pero de nuevo, hemos pasado al otro extremo; parece que no queríamos quedarnos fuera de la moda de la saturación de información, y ahora disponemos de información “cofrade” los 365 días del año. No digo yo que esto sea malo, pero al final, hemos caído en la folklorización y en la banalización, lo que nos ha llevado a que capataces, músicos, escultores o pregoneros, se conviertan en figuras sociales y, en algunos casos, con posturas más propias de otros ámbitos como el deportivo. Y, además, hemos recogido también los peores vicios de la prensa, y así como existe un periodismo rosa, que en los últimos años ha ido degenerando, también existe un periodismo morado, más interesado en polémicas, recursos, querellas y peleas que en ayudarnos en lo que debe ser el fin de toda Hermandad, cual es promover el Culto público, la evangelización y ejercer la caridad cristiana.

Todos, de una u otra manera, hemos contribuido a esto. Creo que todavía estamos a tiempo de frenar el proceso. Pero si no lo hacemos, corremos un serio riesgo de convertirnos en lo que quieren la mayor parte de nuestros detractores: una manifestación “cultural” y una “fiesta de interés turístico”. ¿O acaso hay mucha diferencia entre una Chirigota y las entradas más aplaudidas de alguno de estos foros???

Fuente: Pasión En Sevilla


Publicado por javiertortosa @ 0:00  | Enlaces en la Web
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios