Lunes, 10 de agosto de 2009

En el municipio de Abla la iglesia ha vuelto a la normalidad. El párroco Antonio Ramón Salvador Martín ha vuelto de sus vacaciones y este fin de semana ha oficiado su primera misa tras el descanso en el que le sustituyó un sacerdote de origen oriental que llegó a la provincia desde Bilbao.

Lo primero un saludo, y después, el perdón a los fieles por los problemas de comunicación con los que han tenido que batallar para entender lo que decía el sacerdote sustituto. Un cura que, pese a las dificultades con la lengua española, se esforzó cada día por integrarse con los vecinos y fue acogido con gran alegría y entusiasmo por los fieles de las iglesias de Doña María, Abla y Nacimiento, donde ofició misa durante el periodo vacacional del párroco Antonio Ramón Salvador.

Como suele ocurrir cada verano en estos pueblos de la comarca de Nacimiento, hay un mes en el que el párroco se toma unas vacaciones y llegan sacerdotes de todas partes para cubrir su ausencia. Como aseguraron los alcaldes de Abla, Las Tres Villas y Nacimiento, "cada año es un sacerdote distinto, y a veces son españoles y otras llegan desde Alemania, Brasil o Portugal". Además, son ellos mismos los que solicitan o se ofrecen voluntariamente a trasladarse hasta estos municipios durante el tiempo que sea necesario hasta la vuelta del titular de la parroquia. Por lo que no fue una apuesta personal de Antonio Ramón Salvador de que el oriental fuera el sustituto, ni tampoco fue un traslado protagonizado por el Obispado.

Los fieles de los tres pueblos agradecen al párroco que haya vuelto y aceptan las disculpas por los problemas de entendimiento con el cura chino.

Fuente: El Almería


Publicado por javiertortosa @ 10:21  | Enlaces en la Web
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios