Martes, 09 de junio de 2009
Que la Lengua Humana cante este misterio:
La preciosa sangre y el precioso cuerpo.
Quien nació de Virgen Rey del universo,
por salvar al mundo dio su sangre en precio.
Se entregó a nosotros, se nos dio naciendo
de una casta Virgen; y, acabado el tiempo,
tras haber sembrado, la Palabra, al pueblo,
coronó su obra con prodigio excelso.

Fue en la última cena
-ágape fraterno-
tras comer la pascua según mandamiento,
con sus propias manos repartió su cuerpo,
lo entregó a los doce para su alimento.

La Palabra es carne 
y hace carne y cuerpo
con palabra suya lo que fue pan nuestro.

Hace sangre el vino
y aunque no entendamos,
basta fe si existe corazón sincero.

Adorad postrados 
esta Sacramento.
C
esa el viejo rito. Se establece el nuevo.

Dudan los sentidos
y el entendimiento
que la fe lo supla con asentimiento. 

Himnos de alabanza,
bendición y obsequio;
por igual la gloria y el poder y el reino
al eterno Padre con el Hijo eterno y el divino Espíritu que procede de ellos. 

Santo Tomás de Aquino
Fuente. Ecclesia

Publicado por javiertortosa @ 14:00  | Enlaces en la Web
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios