Martes, 01 de julio de 2008


Almería ha sido la ciudad elegida para mantener la última reunión de la Delegación de Enseñanza de la Diócesis andaluza que comenzó, el 27 de junio y terminará en Aguadulce acompañada de una convivencia en Cabo de Gata. El encuentro, encabezado por el obispo de Málaga y presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza, Antonio Dorado, ha evaluado el curso 2007-2008 y permitirá proponer nuevos medidas para la mejora de la enseñanza de la ciencia religiosa en los colegios e institutos. También ha participado el obispo de Almería, Adolfo González Montes.

El presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza ha exigido que la Iglesia tenga presencia en la Comisión que elaborará el perfil curricular que servirá de base para la contratación de los profesores de Religión Católica, y en la cual, ahora mismo, sólo participan los sindicatos y Administración Pública. Según palabras de Antonio Dorado, “queremos que se tenga en cuenta la opinión de la Iglesia, su experiencia, criterios y la formación que ha aportado todos estos años la Iglesia. Estamos de acuerdo en que se debe exigir unas competencias y calidad, como siempre ha ocurrido hasta ahora, pero consideramos que la Iglesia debe participar en la elaboración del perfil curricular del profesor de Religión”.

En esta línea, el delegado de Enseñanza Católica de Almería, José Pérez Escobar, ha manifestado que “los candidatos para ser profesores de la asignatura Ciencias Religiosas tienen que cumplir con un perfil curricular determinado y una programación didáctica de la Diócesis basado en una recta doctrina, formación especializada en teología, ser católico practicante y sobre todo ser testigo de lo que se enseña. Y esto se tiene que tener en cuenta en los requisitos que plantee la Comisión Sectorial del Profesorado de Religión”.

Así mismo, José Pérez Escobar pide que “las mismas exigencias de formación académica y calidad profesional que la Administración quiere plantear al profesor de Religión Católica se deben exigir a las personas que impartan la docencia de otras religiones en los centros de enseñanza”.

Resultados positivos

A pesar de los resultados positivos de la evaluación del curso pasado, los integrantes de esta reunión de delegados de Enseñanza Católica siguen trabajando en la elaboración del programa didáctico para el curso próximo y así, ofrecer una educación de mayor calidad.

Antonio Dorado, obispo de Málaga y presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza a nivel nacional y regional, afirma “somos personas comprometidas con la Eucaristía y trabajamos a conciencia porque hay un gran número de familias que desean que sus hijos reciban la religión en la escuela y por tanto, se debe de respetar el derecho de los padres”.

Una de las premisas con más fuerza de esta reunión es la de conseguir el modelo de hombre cristiano y coordinar la presencia de la familia, la Iglesia y el colegio por el futuro de los niños.


Publicado por javiertortosa @ 9:00  | Enlaces en la Web
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios