S?bado, 12 de diciembre de 2009

MOTIVACIÓN-MONICIÓN DE ENTRADA
Estamos a medio camino del Adviento y somos llamados como Juan a ser testigos de la Luz, a dar un mensaje de esperanza y salvación para el mundo.

La Palabra de Dios nos invita a vivir en alegría, no en una alegría comercial, pensando en regalos, y luces de colores. Nuestra alegría se compadece con los demás, no tiene fondo, no es egoísta e insolidaria, no sé aísla, no se aparta del sufrimiento de los demás. Es el regalo fruto de la Navidad y la Pascua, es un Don de Dios. Que aprendamos a oír la llamada de la alegría en nuestro corazón.

ENCENDEMOS LA TERCERA VELA DE ADVIENTO

En las tinieblas se encendió una luz,
En el desierto clavo una voz.
Se anuncia la buena noticia: El Señor va a llegar.
Preparad sus caminos, porque ya se acerca.
Aclamad vuestra alma.
Ya llega el mensajero.
Juan Bautista no es la luz, sino el que anuncia la luz.
Cuando encendemos esta vela
Cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles,
Llama para que calientes,
Voz para proclamar el evangelio.

PEDIMOS PERDÓN

-Perdón Señor por hacer oídos sordos a tu mensaje de Anunciar la Buena Nueva de tu venida. Perdón Señor.
-Perdón Señor por cerrar nuestros oídos ante las voces de las necesidades de los demás, y ayúdanos para que no estemos lejos de ellos. Perdón Señor.
-Perdón Señor por no dejar que entres en nuestras vidas de una manera sencilla, y utilizamos estas fechas para justificar nuestros errores. Perdón Señor.

Fuente: Santiago Moranchel, para Ecclesia


Publicado por javiertortosa @ 20:00  | Articulos en Farol
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios