Domingo, 06 de diciembre de 2009

Bienvenidos a la celebración de éste segundo domingo de adviento. Tiempo de esperanza, de cambio, de corazón renovado para recibir la salvación que nos trae el Dios que va a nacer.

Invitados por San Juan Bautista a preparar y allanar el Camino del Señor con nuestros pensamientos palabras y obras diarias, comenzamos la celebración.

ENCENDEMOS LA SEGUNDA VELA
Ahora encenderemos dos cirios de la “Corona de Adviento”, en nuestro camino hacia la Navidad.
Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel y los pobres del mundo anhelan la liberación.
En María se acumulan las esperanzas.
Nosotros, como símbolo de la nueva justicia, encendemos estas dos velas. Que cada uno de nosotros, Señor, sea tierra preparada, como María, para que aniden en ella y nos invada el Salvador.

¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador! 

EVANGELIO
Todos verán la salvación de Dios. Lectura del santo Evangelio según San Lucas. Lc 3,1-6.

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:  «Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale.

Y todos verán la salvación de Dios».

Palabra del Señor 

Fuente: Santiago Moranchel, para Ecclesia


Publicado por javiertortosa @ 0:00  | Articulos en Farol
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios