S?bado, 28 de noviembre de 2009

ENCENDEMOS LA PRIMERA VELA DE LA CORONA
Este es el tiempo de la espera, del anhelo y la ilusión.

Es un tiempo de ojos abiertos,
de miradas largas como el horizonte
y de pasos ligeros para oteros y valles.

Es el tiempo de las salas de espera,
de los sueños buenos que soñamos
y de los embarazos de la vida.

Es tiempo de anuncios, pregones y sobresaltos;
de vigías, centinelas y carteros,
de trovadores y profetas.

Es tiempo de luces y coronas,
de puertas y ventanas entreabiertas,
de susurros, sendas y pateras.

Es tiempo de pobres y emigrantes,
de cadenas y cárceles rotas
y de hojas con buenas noticias.

Es el tiempo de Isaías, Juan Bautista y María;
y de José quitando fantasmas,
embarcado en la aventura
Y pasando las noches en claro.

Hermanos: bienvenidos a este encuentro de fe en torno a Jesús Hoy iniciamos un nuevo Año Litúrgico y, con él un NUEVO ADVIENTO. De la mano de Jeremías, de Pablo y del evangelista Lucas iniciamos este peregrinaje hacia el misterio de la Navidad. Adviento es un tiempo cargado de esperanza y de preparación para celebrar con gozo el nacimiento de Jesús. Es un tiempo de gracia y espera y esta es la invitación: “estad siempre despiertos, ESCUCHAD,orad” , el Señor está viniendo a nuestro encuentro, en cada persona, en cada acontecimiento Queremos prepararnos bien para recibirlo. Que María, el mejor modelo de adviento, nos sirva de ejemplo. Comenzamos nuevamente este camino con la celebración de hoy.

Fuente: Santiago Moranchel, para Ecclesia


Publicado por javiertortosa @ 12:30  | Articulos en Farol
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios